Follow by Email

jueves, 26 de febrero de 2015

Carta Carcoma

Oscar Iván Uribe Berrío
Para Edguitar

te escribo desde este infierno
no calienta tanto como dicen
pero hace un ruido el hijueputa
además ya se dónde está el carrito de paletas
y no son tan caras
pero se derriten rápido
el camino de bajada hacia el olvido es suave
como en deslizadero dirías
o como con vaselina     no importa

te sigo queriendo
así quemes desde lejos
así huelas a pomo podrido o a poema cursi
te hablaba del calor y de lo duro de estos días
del viaje que no cesa
del perro melancólico que arrastra su hueso
días sin parar de llover
y el pasto crece endemoniado
y esta primavera del exilio se convierte en una ensalada
de frutas podridas
y los nombres de mis amigos zumban como abejorros 
inquietos      o cucarrones mierderos

si te dijera que el tiempo no pasa
aquí en las profundidades del Hades
en San Antonio Texas, 7327 del Gabriel Soto Bayona
te diría mentiras     que las sigo diciendo
como ahora que busco cómo ponerle tilde
al imperfecto de hacer dos líneas

mejor dicho, esto es un lío     un descalabre
puro amor de tres de la tarde
acuérdate de las líneas prodigiosas
que no eran tres sino cien     toda la noche
soplando polvo a escopetazos
qué pena tener que hablar de esto
ahora que estamos más viejos
con familia e hijos
bueno, yo que metí las cuatro
pero lo puto no se pierde
se queda en el recuerdo     cogiendo polvo
como esas ranas que duermen años bajo las piedras y 
una gota les jode el sueño
y entonces empiezan a llover sapos verdes como recuerdos
eso pasa en todas partes
no es un secreto     todo el mundo lo sabe
así como saben que me gané la lotería
y es por eso que no vuelvo
porque lo dejaría todo en las Residencias San Fernando
en un suspiro     en una noche     en una garosa
Ruby o Lucely
en todo caso     ¡Lolita!
¡Ave María!

vamos bajando al zoco
en el renol 4
písele marica que en el infierno de Nelson Estrada 
hay una fiesta
písele con el perico
la mesa está servida
vamos a bautizar al Cristo negro con polvo del Diablo
blanco
píquele bien menuda
con una cuchilla     o con la de crédito
que haga espuma
como un  kumis ¿güevón!
que suba     que crezca

                       *ya parala con la recordadera frenética e inútil

                                                                    ¿todavía estás ahí?
                                                                          ¡hey, Edguitar!
                                       ¿has visto cómo el corazón enmaleza
                                                           y no hay nada que hacer?


No hay comentarios:

Publicar un comentario