Follow by Email

sábado, 29 de septiembre de 2012

Soneto I

William Shakespeare

Deseamos ver que lo más bello abunde
para que la belleza en flor no muera,
pues hasta el fruto pródigo sucumbe
y es justo que un retoño lo suceda;

pero en ti mandan tus hermosos ojos
y al ser tú alimento de tu llama,
siembras el hambre allí, donde hay de todo
y eres tu propia presa maltratada.

Tú que hoy adornas con tu encanto el mundo
y anuncias sin igual la primavera,
mezquinas el vigor de tu capullo

y al no gastar derrochas tus reservas:
Apiádate y no dejes que tu gula
se parta el pan del mundo con la tumba.


No hay comentarios:

Publicar un comentario