Follow by Email

miércoles, 20 de junio de 2012

Morir a solas

Raúl Gómez Jattin

Bajo el sol de mediodía por los algodonales
va mi adolescencia cruel   Va mi mano prendida
de la mano invisible
de aquel muchacho extraño y duro como piedra lunar
Lo dejo irse por los arrabales de una locura brava
que desgaja mi cuerpo y lo hace morir

Crepita la blanca fibra del algodón maduro
Estoy abandonado como nunca lo he sido
y la mano lejana aprieta mi soledad

Un destino previsible me separó muy pronto
de se compañero de escuela en la ciudad
que no sabe de su ausencia en este mar de blancura
en esta inmensidad de nubes vegetales
en que mi corazón abierto como una fruta vieja
abandona su ritmo y se deja desleír por la luz
y se deja destrizar por lo blanco y llora solo

No hay comentarios:

Publicar un comentario