Follow by Email

viernes, 2 de marzo de 2012

Soneto XXIV

William Shakespeare

Como actor vacilante en el proscenio
que temeroso su papel confunde,
o como el poseído por la ira
que desfallece por su propio exceso,

así yo, desconfiando de mí mismo,
callo en la ceremonia enamorada,
y se diría que mi amor decae
cuando lo agobia la amorosa fuerza.

Deja que la elocuencia de mis libros,
sin voz, trasmita el habla de mi pecho
que pide amor y busca recompensa,

más que otra lengua de expresivo alcance.
Del mudo amor aprende a leer lo escrito,
que oír con ojos es amante escucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario