Follow by Email

viernes, 10 de febrero de 2012

El sudor delata a todos los clientes

Harold Alvarado Tenorio

Ponía su luz roja
Cuando venía
Y al día siguiente
Ella se lavaba las piernas
En el lavamanos.
En Berlín estará todavía.
Ambos olíamos a algo diferente
Al dinero: él a chofer de taxi
Yo, a panadero.
Era en verano, es cierto.
El sudor delata a todos los clientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario