Follow by Email

sábado, 31 de diciembre de 2011

Ars

José Asunción Silva

El verso es vaso santo. Poned en él tan sólo
Un pensamiento puro
En cuyo fondo bullan hirvientes las imágenes
Como burbujas de oro de un viejo vino oscuro.

Allí verted las flores de la continua lucha
Ajó del mundo frío,
Recuerdos deliciosos de tiempos que no vuelven
Y nardos empapados en gotas de rocío.

Para que la existencia mísera se embalsame
Cual de su esencia ignota
Quemándose en el fuego del alma enternecida,
¡De aquel supremo bálsamo basta una sola gota!

No hay comentarios:

Publicar un comentario