Follow by Email

domingo, 21 de agosto de 2011

Glosario para una disertación sobre el amor

María Mercedes Lafaurie

AMAR: Tener una razón suficientemente válida para retardar... el adiós.

AMIGO: Irrestricto cómplice de nuestra debilidades y fortalezas.

AMOR UNIVERSAL: Sucedáneo de algunos que no practican el amor particular.

AMOR PROPIO: El menos propio de los amores.

ATARDECER: Hora de atender la soledad con un café.

ARRIESGARSE: Decirle que "si" al otro.

BUSCAR: Ejercicio obligado y permanente para todos aquellos que han encontrado el amor.

BESO: Prolongación de la palabra.

CADENA: Querer "amarrar" al ser amado.

CALLAR: Sentir cierto placer al saber al otro confundido.

CELOS: Perdón, por adelantado, ante una posible traición.

CANDIDEZ: Quedarse a la sombra de un árbol esperando que pase el amor.

COMPROMISO: Mentira que salva a cualquiera de tener que ser libre.

CÍNICO: Último grado del desamado.

CONCIENCIA: De las manifestaciones del amor, la última de la fila.

CONDENARSE: Decir toda la verdad.

CONQUISTAR: Comenzar a correr el riesgo de perder.

CREER: No dejar de buscar una razón para amanecer, una y otra vez.

CULPA: El gran manto que cubre el dolor de no haber sido suficientemente capaces de enamorar.

DECORO: Heroica autodefensa ante la imposibilidad de huir del lugar de los hechos.

DESAMADO: El que ama a quien no se ama.

DESAHUCIO: Adiós... sin despedida.

DESENCUENTRO: Dos equivocaciones convencidas de tener la razón.

DESAMOR: Residuo de un amor desahuciado que, no por ello, se niega a ser amor.

DESNUDEZ: Una mezcla de ingenuidad y heroísmo.

DESILUSIÓN: Baldado de agua fría para los sueños.

DESPEDIDA: Momento justo en que el amor se muestra en toda su dimensión.

DESPECHO: Saber que nuestro nombre ya no es el primero en la agenda.

DESPERDICIO: El tiempo que pasa entre el querer ser y el no ser.

DESPISTE: Subvalorar los alcances del que nos conoce el alma.

DINERO: Cicuta, para el amor.

DESTITUIR: Sustituir.

DISIMULAR: Hacer evidente que se intenta ocultar algo.

DISTANCIA: Lo único que puede llegar a unir dos almas atormentadas.

DUDAR: Sospechar en el otro nuestra propia debilidad.

DOLOR: El único homenaje que una presencia puede hacer ante una inevitable ausencia.

ENAMORAMIENTO: Estado de demencia que debería durar hasta la muerte.

EGO: Duendecillo que baila al son del amor.

ENGAÑAR: Arrastrar el duro lastre de no ser y hacer todo lo que queremos.

ENEMIGO: Aquel en que se convierte quien no alcanza a clasificar como amigo.

ESPECTÁCULO: Aquello que nos ha impedido, más de una vez, dejar unas cuentas suficientemente saldadas.

EROTISMO: Atmósfera propicia para desenvolver el amor.

ESPOSA: Común denominación de la ex-amante.

ETÉREO: Amor que se diluye ante nuestros propios ojos.

EVIDENCIA: Otra posible fuente de desconcierto.

FÁCIL: Destruir una esperanza.

FATALIDAD: Obviedad.

FANTASMA: Espectro del miedo que tenemos a enfrentar nuestro miedo.

FELICIDAD: Ese instante en que, a sabiendas de que la vida es un soplo, dejamos que fluya, libremente, el aire.

FEMINISMO: Doloroso enfrentamiento entre la mujer y la hembra.

FONDO: Lo que no tiene un amor que se hunde.

FRÁGIL: El amor que no entra en debate.

GRACIA: Contar con el tiempo del otro.

HUIR: Citarse con los fantasmas en la siguiente estación.

HACER EL AMOR: Abrazar la muerte, sin temor, por un instante.

IMPOSIBLE: Obligarse al amor.

IMAGINACIÓN: Virtud de los colosos y también... de los celosos.

ILUSO: El que pretende triunfar en el amor.

IDEALIZAR: Robarle al otro la posibilidad de sorprendernos.

INANICIÓN: Principal causa de mortalidad del amor.

INDIFERENCIA: Encubierta forma de deferencia.

INFIDELIDAD: Triste producto de la penetración de la propiedad privada dentro del ámbito del deseo.

INGENUIDAD: Seguir convencidos de que soñar no cuesta nada.

INTIMIDAD: Único espacio posible para el amor.

INTENCIÓN: Enigma que siempre dejarán los que hoy son y mañana ya no son.

INTUICIÓN: Forma de razón que nunca falta.

JAMÁS: Concepto típicamente humano.

JUEGO: Habitual forma de encuentro entre machos y hembras.

LA "OTRA": La del más allá.

LÍO: No saber cómo salirse de un pasión.

LEALTAD: Triunfo del ángel sobre el demonio que todos llevamos dentro.

LO INCREÍBLE: Lo imposible, tomado con la mayor ingenuidad.

LO INEXPLICABLE: Lo que se nos escapa de la razón porque, de no ser así, nos llevaría a cometer una locura.

LUCIDEZ: Tener suficientemente claro que allí donde comienza la esencia del otro, justamente allí, terminan todos nuestros propósitos.

MACHISMO: Espejismo que convence a la víctima de que no tiene que ser el verdugo.

MARAVILLA: Cuando alguien que no nos necesita nos ama.

MACHO: Que no ama mucho.

MENTIRA: Única salida ante la posibilidad de que se nos llegue a ver el alma.

MATRIMONIO: Atadura que les impide a las individualidades acercarse tanto como les impide huir.

MIEDO: Argumento que siempre funciona cuando se trata de enfrentar lo posible.

MERODEAR: Cruzar por la esquina en lugar de tocar la puerta.

MUERTE: La cara oculta del amor.

NECEDAD: Pedirle al amor que sea objetivo.

"NOS HABLAMOS": Expresión que muchas veces traduce exactamente lo contrario.

NO ARRIESGARSE: Decirle que no a la vida.

NOSTALGIA: Cuando ya no somos los soñadores de entonces.

OBSTINACIÓN: Querer, a toda costa, palparle el alma al otro y no perderlo luego.

ODIO: Última razón para no olvidar lo que tanto se ha amado.

OLÍMPICA: Actitud con que llega más de un rezagado.

OLVIDAR: Verter el mar sobre las anchas arenas de una ausencia.

ORONDO: El que se siente como un granuja... en el fondo.

PARANOIA: Dosis personal de desconfianza que... a nadie le sobra.

PATRIARCADO: Hijo mimado del matriarcado.

PELIGROSA: Mujer que es capaz de ejercer el derecho a ser amada.

PERDONAR: Liberarnos de tener que olvidar.

PODER: Vil asesinato de la ternura.

POSEER: Espantar.

REPRESIÓN: Expansión en negativo.

RAZÓN: Única forma de amansar la pasión.

RESPETO: Última opción ante la imposibilidad de dar unos buenos azotes.

RIDÍCULO: Hacer el papel de gladiadores para defender un amor.

RIVAL: Otro pobre que sufre igual.

RITMO: Lo que da al traste con la posibilidad de armonizar en pareja.

SEDUCTOR: Sofisticada especie de estrangulador.

SEPARARSE: Dejar de abrazarse en el cuerpo para abrazarse en el alma.

SEXUAR: Ejercer a dos el acto de persistir en la vida.

SOLEDAD: Ausencia de "esa" compañía.

SOSPECHAR: Inducir.

SOLTERÍA: Autogestión.

SUPERIORIDAD: Mito en el que cree sólo aquel que se siente inferior.

SUICIDIO: Falta de valor para cometer un homicidio.

TERCERO: "Yo auxiliar" de un segundo que preserva la existencia de más de una relación.

TÍPICO: Macho que piensa que cualquier mujer es mejor que la que tiene.

TRAICIÓN: Máximo desconocimiento de la clase de almas que somos.

URDIR: Enredarse.

"VETE": Imperativo que cuesta demasiado pronunciar cuando se ama.

VILEZA: No amar a los seres amados.

VIOLENCIA: Antecedente que siempre se vuelve consecuencia.

YO: Lo único que nos queda cuando ya no somos "nosotros".

ZAPEROCO: Forma común de relacionarse en pareja que nunca deja claro si quienes la ejercen se aman mucho... o se aman muy poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada