Follow by Email

viernes, 3 de junio de 2011

Días de 1896

Costantino Petrou Cavafis
(Traducción de Ramón Irigoyen)

Se envileció a fondo Su tendencia amorosa
harto prohibida y despreciada
(aunque innata) fue la causa:
era la sociedad muy mojigata.
Perdió gradualmente su escaso dinero;
después su posición y su reputación.
Y rondaba los treinta sin ni siquiera por un año
ocuparse de un trabajo, al menos conocido.
Para sus gastos a veces sacaba dinero
en mediaciones que se consideran vergonzosas.
Se convirtió en un tipo que si lo frecuentabas
era muy probable quedar en entredicho.

Pero no sólo esto. No sería justo.
Es preciso además recordar su belleza.
Y hay otro aspecto en que, si desde él se mira,
aparece simpático; surge simple y auténtico
el chico del amor, que por encima de su honra
y su reputación puso sin hacerse cábalas
el puro goce de su carne pura.

¿De su reputación? Pero la sociedad que era
muy mojigata sacaba conclusiones absurdas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario